Desafíos para la fertilización orgánica.

Hola, me alegra estés el día de hoy aquí, ya que en este artículo te comparto puntos precisos sobre los desafíos de la fertilización orgánica y algunos consejos de como vencerlo.

Metas y obstáculos de la fertilización orgánica

La utilización de desechos orgánicos para realizar fertilizantes amigables con el medioambiente se ha incrementado en las últimas dos décadas. Tanto que la agricultura orgánica ha adquirido tal importancia agro alimenticia que se ha empleado en aproximadamente 154 países.

Existen aproximadamente 67 millones de hectáreas certificadas de forma orgánica, brindando empleo a más de 1.4 millones de productores.

Aunque existe una mayor aceptación de los productos provenientes de cultivos orgánicos, no se ha llegado a un acuerdo sobre su definición y denominación.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y la Organización Mundial de la Salud (FAO-WHO), Unión Europea (UE), EUA y la Federación Internacional de Movimientos de la Agricultura Orgánica (IFOAM) tienen aún el importante desafío de poder llegar a un consenso objetivo del concepto.

La lingüística es el factor que influye en la difícil unificación de un concepto general y aceptado a nivel mundial, puesto que la práctica se realiza de diferentes formas y se le nombra de forma distinta.

Existen consensos fundamentados en procesos bioquímicos, pero muchas veces los insumos no provienen de fuentes amigables con el medioambiente.

No obstante, el concepto de agricultura orgánica debe cumplir con usar fertilizantes manufacturados con insumos no sintéticos como el humus de lombriz.

De forma general, el concepto más acertado es mantener un sistema de producción amigable con el medioambiente, mejorar la salud del suelo y del agricultor, sin insumos sintéticos, justo, adaptada a las condiciones locales y que pueda ser competitivo.

 La fertilización orgánica es un desafío para México.

México ocupa el lugar 16 con respecto a la superficie asignada para agricultura orgánica, es el tercer lugar con la mayor diversidad de cultivos, aproximadamente 81 cultivos.

La agricultura orgánica ha adquirido una particular dimensión, geográficamente está estrechamente ligada con los índices de pobreza y biodiversidad, su crecimiento se centra en los estados de Chiapas y Oaxaca.

Aún más estrecha es la relación con estos estados, el número de productores orgánicos son 128 862, el 99.95 % son pequeños agricultores, de este porcentaje el 82.77 % pertenece a algún grupo indígena y el 34.6% son mujeres.

 Impacto socioeconómico de la agricultura orgánica.

Esta estrategia puede contribuir a la reducción de la dependencia alimentaria, incrementa los ingresos de un empleo rural, disminuye la migración y la pobreza.

Además, si realmente se ocupan insumos amigables con el medioambiente, se mitigaría los impactos a la biodiversidad.

Entonces, el modificar la idea que los fertilizantes orgánicos no sirven, permitiría una mejor aceptación de los productos a mayor escala.

Así, favoreciendo un incremento en el mercado y pudiendo ser más competitivos en costo y beneficio.

La certificación orgánica en México desafío y limitaciones.

De acuerdo con el INEGI, desde el 2007 se comenzó a censar los productores orgánicos, sin embargo, la información se debe de tomar como incompleta y deficiente.

Por una parte, se desconocían reglamentos y estatutos que avalaran una producción orgánica, además de poder verificar que realmente sus cultivos fueran en ese momento orgánico.

De ahí que la idea de verificación (falsear o buena fe) y certificación de un cultivo orgánico comenzó a ser una relativa necesidad y “exigencia”.

Él desafió de México, aun con la Ley de productos orgánicos, será poder certificar bajo la verificación que todos los insumos utilizados son amigables con el medioambiente.

Pero, que México se esfuerce en censar los cultivos orgánicos, los normalice y certifiqué, será un gran avance que en un futuro se pueda reducir los costos de certificación.

Aún certificado los cultivos, en un mercado tan volátil y tan competitivo, la certificación no es al 100 % un sinónimo de calidad.

Pero, la certificación permitirá acceder a otros mercados y ampliar las fronteras locales a una escala nacional de distribución de los productos.

Por otra parte, México cuenta con aproximadamente 81 cultivos orgánicos, pero esto no implica que estén 100 % certificados.

Sin embargo, el caso más importante es el café orgánico, en el que somos potencia mundial de producción.

Puesto que el mercado es casi completamente internacional, creando una fuente importante de ingresos.

Otro caso de éxito fue el de un grupo de niños y mujeres del municipio de Totolapan, Oaxaca, dónde comenzaron a realizar mermeladas de un fruto obtenido de un cactus de aproximadamente seis metros, la jiotilla o chiotilla un tipo de pitaya.

Con apoyo de SAGARPA desarrollaron una infraestructura adecuada y necesaria para poder lograr estándares de alta calidad en su producto, así como el almacenamiento de este para una mejor distribución.

En la actualidad distribuyen su producto en tiendas naturistas y gourmet de las ciudades de Oaxaca y de México.

El desafío de los rendimientos de la producción orgánica.

Aunque existen casos de éxito de cultivos orgánicos, la buena voluntad no siempre permitirá competir contra productos obtenidos de cultivos convencionales.

La organización y la honestidad incrementará la credibilidad de lo que estás vendiendo y generará un vínculo de confianza con el consumidor.

Por otra parte, entender el cultivo, ser constante y coherente con las dosificaciones del fertilizante orgánico, los rendimientos contra los cultivos convencionales pueden ser igualitarios y hasta superiores.

Mantener e incrementar la producción orgánica.

En México los productores orgánicos son agrupaciones de pequeños productores y de origen indígena, que representan del 60 al 83 %, por lo que el desafío será mantener estos porcentajes y de ser posible incrementarlos.

Por ejemplo, en Chiapas, Oaxaca y Guerrero las pequeñas agrupaciones de productores orgánicos pertenecen a 16 etnias; zapoteca, mixteca, mixe, triqui, chonchal, chatina, chinanteca, zoque, tzeltal, tzotzil, cuicateca, tobilija, chol, tojolabal, maya y mazateca.

La problemática de la migración es también una oportunidad.

La migración mayoritariamente masculina ha intensificado la crisis del campo, por lo que ha obligado al sector femenino a cuidar y trabajar las parcelas cuando disponen de estas.

Este fenómeno ha facilitado que cerca de 1 millón de mujeres se empleen como jornaleras, lo que significa que las mujeres rurales trabajan en el sector primario.

Además, el 63.6 % de los hogares encabezados por mujeres son ellas las que toman las decisiones agrícolas.

Con respecto a los productores orgánicos, el 34.6 % corresponde a mujeres, por lo que el desafío en México será incrementar la participación de las mujeres.

Existe una gran ventaja de las mujeres, puesto que tienden a realizar agrupaciones, participar en foros y cursos, suelen ser más pacientes con los procesos y ciclos agrícolas, además de preguntar y resolver sus dudas.

Balances recientes de la página de Soluciones Naturales Profesionales demuestran que, el 66.1 % son mujeres quienes visitan la página y realizan consultas.

Demostrando que la participación de las mujeres en la producción orgánica es mucho más relevante, por su nivel de organización y que son mayoría en varias agrupaciones.

Recuerda, pregunta y duda, tendrás una solución natural profesional cerca de ti.

Chateamos?
1
¿Cómo te ayudo?
Hola, 👋
¿Cómo puedo ayudarte?