Importancia del molibdeno en tus plantas.

Para comenzar necesitamos hacer una gran distinción, los macronutrientes para la planta se consideran a aquellos que van a requerir en elevadas cantidades como el nitrógeno y fósforo.

Están los micronutrientes, que se van a requerir en cantidades mucho más bajas como el hierro, el selenio o el molibdeno.

Entonces si no se requieren en cantidades elevadas los micronutrientes, ¿para que sirven?

Otra definición de estos nutrientes es que son esenciales u oligoelementos.

Esto quiere decir que se requieren en cantidades muy bajas porque se utilizan para procesos metabólicos muy importantes dentro de la planta.

Metabólico ¿eso qué es?

Metabólico hace referencia a todos los procesos internos de las plantas y animales, por ejemplo, en el ser humano (nosotros) nos dicen tienes un metabolismo lento, o te dio un problema estomacal que alteró tu metabolismo intestinal.

Cuando hacemos ejercicio para intentar hacer crecer nuestros músculos seguro te han dicho por ahí come proteína para que crezcan tus músculos, pues las proteínas las encontramos en las carnes de la res, el cerdo o el pollo y también de los frijoles, almendras y brócoli entre otros.

Aja, pero si me alimento con ellos ¿crece mi músculo?

En teoría sí, pero deben de suceder varios procesos, al realizar ejercicio con peso se rompen las fibras musculares esto requiere que sean reemplazadas y que se generen otras para que crezca el músculo, y que esa proteína animal y vegetal que comes sea transformada (metabolizada) para que se estimule el desarrollo y reemplazo de fibras musculares nuevas.

Y entonces ¿el molibdeno para qué sirve?

En los seres humanos de forma general y sorpresivamente, sirve para metabolizar y procesar las proteínas que ingerimos.

Y en las plantas (lo que nos compete en este artículo) es parte de algunos procesos para transformar compuestos de nitrógeno de difícil asimilación en compuestos de nitrógeno de fácil asimilación para su crecimiento.

Recordemos que las plantas también tienen proteína, en su mayoría los frutos o productos de consumo humano como el frijol y las almendras.

Efectos de la deficiencia de molibdeno en las plantas.

Existen alteraciones de las plantas por deficiencia de este micronutriente, uno de ellos es la disminución de la intensidad del color verde de las hojas ya que disminuye la cantidad de pigmentos verdes al interior de las hojas (clorofilas).

Como mencionábamos hace un momento el molibdeno interviene de forma indirecta en uno de los muchos procesos para asimilar nitrógeno, su deficiencia tiende a desarrollar clorosis (manchas o amarillamiento de las hojas).

Estos patrones de amarillamiento de las hojas depende del tipo de cultivo, pero en general se desarrollan manchas marginales y en ocasiones en toda la hoja.

Estas manchas se desarrollan en hojas maduras y en los puntos de crecimiento de las hojas jóvenes.

Cuando hay deficiencia de molibdeno en el suelo de cultivo de leguminosas disminuye sus rendimientos debido a que no asimilan nitrógeno fijado, plantas que se caracterizan por fijar el nitrógeno.

La deficiencia de molibdeno en los árboles de cítricos.

En árboles de cítricos las hojas desarrollan manchas amarillentas brillantes semicirculares a ovoides entre las nervaduras.

Cuando el daño es muy avanzado se desarrollan perforaciones necrosando la hoja y acelerando la caída de las hojas a destiempo.

Las manchas pueden aparecer en cualquier temporada del año y su simple presencia es síntoma de deficiencia.

Otra característica de estas manchas en los cítricos es que se ubican de forma simétrica a la nervadura central de la hoja.

Efectos del exceso de molibdeno en el suelo.

Efectos por toxicidad de molibdeno en el suelo son poco frecuentes, pero los cultivos que muestran impactos por exceso de molibdeno son los que están destinado para alimentar ganado.

Cando se utilizan estos cereales para alimentar ganado puede provocarles diarreas y alteraciones intestinales.

La corrección por deficiencias es mucho más sencilla de mitigar que el exceso, pues mucho de esta toxicidad se debe a la utilización desmedida de insumos sintéticos de molibdeno.

Ejemplo de hojas afectadas por déficit de molibdeno.

Subsanar las deficiencias de molibdeno es realmente sencillo, pues se requieren casi para cualquier cultivo 2 Kg por hectárea.

Los fertilizantes orgánicos y solidos como el humus de lombriz, supermagro y lixiviado de humus de lombriz presentan concentraciones suficientes para mitigar esta deficiencia.

Recordemos que el molibdeno es un micronutriente que se requerirá en cantidades muy bajas, pero esenciales para el metabolismo de las plantas.

Por lo que estos fertilizantes orgánicos son una alternativa amigable con el medio ambiente para corregir esta deficiencia nutrimental en tus cultivos.

Recuerda preguntar y resolver tus dudas, tendrás una solución natural profesional al alcance de tus necesidades y bolsillo.

Chateamos?
1
¿Cómo te ayudo?
Hola, 👋
¿Cómo puedo ayudarte?