¿Porqué es tan importante el nitrógeno para tus platas?

Primeramente, el nitrógeno se encuentra en mayor abundancia en la atmósfera en forma de gas (N2).

Y es un elemento esencial para todos los seres vivos ya que es un componente específico de las proteínas.

Tomemos en cuenta que las proteínas sirven para reemplazar células dañadas, fortalecer estructuras como los huesos y los músculos en los seres humanos.

Recordemos que el ser humano no puede producir proteínas, por lo que las fuentes para obtenerla son de las plantas y de las carnes.

¿Las plantas como obtienen nitrógeno?

Aunque las plantas pueden producir la gran mayoría de sus recursos a partir del dióxido de carbono, agua y el sol, la mayor fuente de nitrógeno se deriva de la descomposición de los restos orgánicos que se encuentran sobre el suelo.

Pocas plantas tienen la capacidad de transformar el nitrógeno atmosférico (las leguminosas) por lo que casi siempre (para los cultivos) se requerirá una fuente externa de este nutriente.

Entonces, las plantas de cultivo u ornato siempre requerirán nitrógeno durante todo el ciclo de vida, pero requerirán constantemente nitrógeno en primeras fases de crecimiento, pues requieren incrementar su tamaño para poder aprovechar el agua y la luz del sol.

Ya que en las primeras fases de crecimiento se estimula el desarrollo de clorofila (compuestos que les dan el verdor a las plantas a nuestra vista) así como las enzimas necesarias para los procesos metabólicos (fotosíntesis e intercambio gaseoso).

Recordemos que las plantas no acumulan tanta proteína como la carne, pero en el caso de los nopales cuando el suelo en dónde es cultivado contiene nitrógeno disponible los cladodios (raquetas o nopalito) tienden a acumular más proteína que en suelos deficientes de nitrógeno.

Regularmente se recomienda integrar nitrógeno antes de comenzar un nuevo ciclo de cultivo, pero, muchas veces solo se requiere laboreo y agua, por lo que recomendamos realizar análisis periódicos de la fertilidad de tus suelos de cultivo.

¿Existen alteraciones en la vegetación por exceso de nitrógeno?

Si. Al contrario de la deficiencia de nitrógeno que se puede corregir integrando nitrógeno, el exceso no es tan sencillo de mitigar ya que solo se detectarán estas alteraciones cuando las plantas muestran características atípicas.
Por ejemplo, el exceso de nitrógeno produce plantas muy suculentas (hojas y tallos más gorditos) y pocas partes leñosas; disminución del crecimiento de raíces y un incremento de estructuras aéreas (un tallo ancho, pequeño y ramas largas).

Aunque esto puede parecer un efecto de bajo impacto, lo peor es que las hojas son de un verde muy obscuro, retardando la floración y maduración.

Cuando las plantas ya presenten frutos la calidad de ellos disminuye notablemente.

Estas afectaciones en los frutos afectan directamente al productor, puesto que disminuye su éxito de venta.

En el caso de los cítricos su cáscara se vuelve muy gruesa, contienen menos jugo y vitamina C, en el caso de los cereales disminuye el número de granos.

El exceso de nitrógeno estimula un crecimiento acelerado que no es sostenible para la planta, pues estimula la asimilación de micronutrientes que no son requeridos en fases tempranas de desarrollo, por lo que provocaría una alteración de los procesos metabólicos en otras fases de desarrollo.

Otras afectaciones por exceso de nitrógeno en las plantas es que son más susceptibles a enfermedades, a los cambios climáticos, así como a la herbivoría pues se tornan más apetecibles para los insectos.

Los suelos agrícolas generalmente contienen entre el 0.1 al 0.5 % de nitrógeno, es por eso que siempre requerirán integrar nitrógeno de diferentes fuentes.

Además, cada cultivo va a requerir cantidades de nitrógeno distintas para poder mantener los rendimientos esperados y dentro de lo posible ganancias óptimas para el agricultor.

Por ejemplo, para el cultivo de tomate se requiere integrar de 200 a 300 Kg por hectárea, en el caso del cultivo de pepino va a requerir de 60 a 150 Kg/ha.

Reitero, es importante que se realicen análisis de fertilidad al suelo de tu cultivo para tomar una decisión de cuanto nitrógeno integrar para prevenir la deficiencia y exceso de nitrógeno, intentando evitar pérdidas en la productividad.

Las deficiencias de nitrógeno son relativamente más fáciles de identificar, pues las plantas se notan raquíticas.

Los cultivos tienden a mostrar hojas pequeñas, adquieren una notable rigidez y las hojas comienzan a notarse de color verde amarillento hasta amarillo.

Cuando hay una extrema deficiencia las hojas toman un color anaranjado, púrpura o violácea en los bordes y la floración es muy escasa.

La deficiencia se nota más en las hojas más viejas puesto este nutriente es muy móvil en el interior de la planta, por lo que las hojas maduras se verán rápidamente afectadas.

Otro impacto de la deficiencia de nitrógeno es que se acelera la floración debido a la presencia de otros nutrientes, pero los frutos resultantes son pequeños, “maduran” rápidamente, se caen, pero son ácidos y no son dulces.

Un agricultor relativamente consiente notará estos patrones de deficiencia, abusando de la aplicación de fertilizantes nitrogenados con el deseo de incrementar la producción, pero como resultado no mejora la calidad de sus frutos.

Muchas veces no se corresponde económicamente el abuso de fertilizantes con los rendimientos de la cosecha, pues no se reflexiona que las plantas no reaccionan a estas aplicaciones radicales.

Recomendaciones finales.

Sugerimos a los productores que si desean comenzar un nuevo ciclo de cultivo realicen análisis de la fertilidad de sus suelos para que ellos puedan considerar cuantos nutrientes aplicar.

Cuando no pueden o no consideran realizar estos análisis les proponemos que integren de cuatro a seis toneladas por hectárea de humus de lombriz dos semanas antes de comenzar un nuevo ciclo de cultivo.

Esto les permite integrar nitrógeno para el crecimiento y desarrollo inicial de las semillas de su cultivo.

Recordemos que el humus de lombriz es un fertilizante orgánico de bajo impacto medioambiental que no solo aporta nitrógeno, sino materia orgánica, micronutrientes y compuestos que permitirán el incremento de la actividad biológica del suelo.

Recuerda preguntar y resolver tus dudas, tendrán cerca una solución natural y profesional al alcance de tu bolsillo.

Literatura consultada

Fageria, N. K, Baligar, V. C. y Li, Y. C. 2008. The role of nutrient efficient plants in improving crop yields in the twenty first century. Journal of Plant Nutrition. 31: 1121-1157.

 

 

 

 

Chateamos?
1
¿Cómo te ayudo?
Hola, 👋
¿Cómo puedo ayudarte?